El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que sí se interesan.
Toynbee, Arnold J.  

Oliva, martes 20 de mayo de 2.003

Contenido

  1. Del Editor.
  2. De la Política y los políticos.
  3. Publicidad: Gana un proyector de Sony.
  4. Abraham Lincoln.
  5. Las frases más enviadas de abril.
  6. Publicidad: ¿3.000€ sin dar explicaciones?.
  7. El porqué de los dichos: Un clavo saca a otro clavo.
  8. Sitio del Mes: Fundació CIDOB.
  9. Suscríbete a los boletines de Proverbia.net
1. Del Editor.

Como tema principal del boletín de este mes he elegido La Política y los políticos. Tema totalmente de actualidad debido a las elecciones municipales y autonómicas que se celebrarán el próximo 25 de mayo en España y de las que recientemente se han celebrado en Argentina.

El personaje seleccionado este mes es Abraham Lincoln, uno de los políticos con mejor reputación y mayor fama en todo el mundo. Entre sus logros más importantes estuvo la abolición de la esclavitud. Dispones de una breve biografía sobre Lincoln (extraída de la Enciclopedia Encarta), una colección de enlaces y, como no, una selección de sus mejores frases.

Y además...

  • El habitual ranking de frases más enviadas a lo largo del mes anterior
  • El origen de un popular refrán
  • La recomendación de un completísimo sitio web con biografías de los más importantes políticos.

Espero que sea de tu agrado.

Un cordial saludo,
Vicent Jordà
vjorda@teleline.es

2. De la Política y los políticos.

Selección de frases célebres sobre la Política y los políticos.

La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.
Enviar frase a un amig@ Marx, Groucho     
La diferencia entre una democracia y una dictadura consiste en que en la democracia puedes votar antes de obedecer las ordenes.
Enviar frase a un amig@ Bukowski, C.     
El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que sí se interesan.
Enviar frase a un amig@ Toynbee, Arnold J.     
Los bolsillos de los gobernantes deben ser de cristal.
Enviar frase a un amig@ Tierno Galván, Enrique     
La política fue en principio el arte de impedir a la gente meterse en lo que le importaba. En una época posterior agregósele el arte de comprometer a la gente a decidir sobre lo que no entiende.
Enviar frase a un amig@ Valéry, Paul Ambroise     
El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene; y de explicar después por qué fue que no ocurrió lo que el predijo.
Enviar frase a un amig@ Churchill, Winston     
La vocación del político de carrera es hacer de cada solución un problema.
Enviar frase a un amig@ Allen, Woody     
Curiosamente, los votantes no se sienten responsables de los fracasos del gobierno que han votado.
Enviar frase a un amig@ Moravia, Alberto     
Ningún pueblo cree en su gobierno. A lo sumo, los pueblos están resignados.
Enviar frase a un amig@ Paz, Octavio     
Hay momentos en la vida de todo político, en que lo mejor que puede hacer es no despegar los labios.
Enviar frase a un amig@ Lincoln, Abraham     
Las convicciones políticas son como la virginidad: una vez perdidas, no vuelven a recobrarse.
Enviar frase a un amig@ Pi y Margall, Francisco     
La política es quizá para la que no se considera necesaria ninguna preparación.
Enviar frase a un amig@ Stevenson, Robert Louis     
He dicho muchas veces que la política es la segunda profesión más baja y me he dado cuenta de que guarda una estrecha similitud con la primera.
Enviar frase a un amig@ Reagan, Ronald     
Como la dicha de un pueblo depende de ser bien gobernado, la elección de sus gobernantes pide una reflexión profunda.
Enviar frase a un amig@ Joubert, Joseph     
Nadie puede sospechar cuántas idioteces políticas se han evitado gracias a la falta de dinero.
Enviar frase a un amig@ Talleyrand Périgord, Charles-Maurice     
Los políticos honrados se quitan de en medio cuando cae sobre ellos la sospecha.
Enviar frase a un amig@ Gala, Antonio     
Los grandes políticos deben su reputación, cuando no a la pura casualidad, a circunstancias que ellos mismos no podían prever.
Enviar frase a un amig@ von Bismark, Otto     
Nadie puede adoptar la política como profesión y seguir siendo honrado.
Enviar frase a un amig@ McHenry Howe, Louis     
En política siempre debemos optar entre dos males.
Enviar frase a un amig@ Morley, Christopher     
como los políticos nunca creen lo que dicen, se sorprenden cuando alguien si lo cree.
Enviar frase a un amig@ Gaulle, Charles de     
El elector goza del sagrado privilegio de votar por un candidato que eligieron otros.
Enviar frase a un amig@ Bierce, Ambrose     
Vota a aquel que prometa menos. Será el que menos te decepcione.
Enviar frase a un amig@ Ramsay, W. M.     

Más frases celebres sobre...

3. Gana un proyector de Sony

Sony es una empresa líder y de nombre mundialmente reconocido. Sony Business Europe suministra productos, soluciones y servicios audiovisuales e informáticos al mercado empresarial.

Al registrarte participarás automáticamente en un concurso para ganar uno de los nuevos proyectores VPL-CS5 valorados en 2.662 €.

¡Regístrate y gana!

4. Abraham Lincoln*

Abraham Lincoln (1809-1865), político estadounidense, presidente de Estados Unidos (1861-1865), condujo a la Unión a la victoria en la Guerra Civil y abolió la esclavitud.

Juventud

Nació el 12 de febrero de 1809 cerca de la localidad de Hodgenville (Kentucky). Tras cambiar de lugar de residencia en varias ocasiones con sus padres, después de vivir unos años en Indiana se independizó y se trasladó a Luisiana en 1831.

Poco más tarde llegó a Illinois y se instaló en New Salem, una comunidad recién creada a orillas del río Sangamon, donde trabajó en la construcción de una línea ferroviaria y en una tienda. Se ganó el respeto de sus vecinos y fue elegido capitán de su compañía en la guerra mantenida en 1832 contra los indios sauk (sac), liderados por Halcón Negro. Un año más tarde se le eligió jefe de correos, pero tenía que aumentar sus ingresos realizando peritajes y desempeñando otros empleos. Simultáneamente empezó a estudiar Derecho.

Político y abogado

Perteneciente al Partido Whig, Lincoln fue elegido miembro de la Cámara de Representantes (cámara baja parlamentaria) del estado de Illinois en 1834, y ocupó su escaño hasta 1841. Pronto destacó como uno de los líderes del partido y formó parte del grupo que propuso y logró trasladar la capital del estado a Springfield, donde él se estableció en 1837. Comenzó a ejercer la abogacía en 1836 y no tardó en alcanzar gran reconocimiento por su honradez y eficacia.

A pesar de haber nacido en un estado donde se reconocía y ejercía la práctica esclavista, Lincoln se oponía a la esclavitud y en 1837 fue uno de los dos miembros de la cámara baja de su estado que firmó una protesta contra ella. Elegido miembro del Congreso estadounidense en 1846, ejerció como diputado en la Cámara de Representantes federal desde el año siguiente hasta 1849 y destacó por sus abiertas críticas a la Guerra Mexicano-estadounidense y por la formulación de un plan para la emancipación gradual de la esclavitud en el distrito federal de Columbia. Sin embargo, no se incluyó entre los abolicionistas, ya que inicialmente respetaba el derecho de los estados a resolver sus propios asuntos, y se dedicó simplemente a evitar que se difundiera la esclavitud.

Reconocimiento nacional

Finalizado su mandato como congresista federal, en 1849 regresó a Springfield para continuar ejerciendo su profesión. Pero en 1854, debido a su asombro ante la aprobación de la Ley Kansas-Nebraska, que, promovida por el senador Stephen Arnold Douglas, permitía la implantación de la esclavitud en el noroeste, decidió retornar a la política. Mostró claramente su oposición a la anulación del Compromiso de Missouri (que permitió en su momento la inclusión de dicho estado en la federación estadounidense conservando la práctica esclavista), para lo que argumentó que aquélla norma, acordada hacía más de 30 años, había sido una medida equivocada porque la esclavitud era injusta en sí misma.

En 1855 se presentó como candidato al Senado federal, pero tras comprobar que no podía ganar, apoyó a Lyman Trumbull, un demócrata que también se oponía a la Ley Kansas-Nebraska. Ingresó en el recién constituido Partido Republicano un año después, y en 1858 fue de nuevo candidato al Senado contra Douglas. En un discurso expuesto en la convención anual republicana predijo el triunfo final de la libertad. Comenzó entonces una serie de debates con Douglas acerca de esa cuestión y, a pesar de que perdió las elecciones finalmente, dicha confrontación dialéctica, en la que Lincoln defendía la preeminencia del Congreso respecto de la práctica esclavista, le valió el reconocimiento de buena parte de la opinión pública del país.

Elección presidencial y crisis de secesión

en 1860, cuando los republicanos nominaron a Lincoln candidato a la presidencia en una plataforma de reivindicación antiesclavista, éste inició una campaña que incluía la reforma arancelaria. Tuvo por rivales electorales a los demócratas Douglas y John C. Breckinridge, y a John Bell, del Partido Constitucional de la Unión (creado ese año y desaparecido tras aquellos comicios), ganó por una amplísima mayoría y fue elegido presidente.

En el mes de diciembre de 1860, inmediatamente después de su elección, Carolina del Sur inició los primeros pasos para separarse de la Unión (nombre por el que pasó a ser conocido el conjunto de territorios que permaneció fiel al orden constitucional y federal estadounidense). Dos meses más tarde otros seis estados sureños (Mississippi, Florida, Alabama, Georgia, Luisiana y Texas) se habían añadido a la secesión. El todavía presidente James Buchanan, declarando que la separación era ilegal pero que él no tenía poder para oponerse a ella, prefirió apoyarse en el Congreso para buscar un acuerdo. Sin embargo, el éxito de este esfuerzo dependía de Lincoln, el presidente electo, que estaba abierto a hacer concesiones pero se negaba a permitir cualquier posible expansión de la esclavitud. Tras fracasar varios intentos de compromiso, en febrero de 1861 se instauró en el sur el gobierno de los denominados Estados Confederados de América.

Presidente

Cuando prestó el juramento para la toma de posesión presidencial el 4 de marzo de 1861, Lincoln se enfrentaba a una Confederación hostil, la cual, decidida a expandirse, amenazaba a los fuertes federales sureños, el más importante de los cuales era Fort Sumter (transcrito habitualmente en español asimismo como fuerte Sumter), situado en la ciudad de Charleston, en Carolina del Sur. Con el deseo de no ofender a los estados sureños que aún no se habían separado de la Unión, Lincoln se negó al principio a emprender acciones decisivas. Sin embargo, finalmente hubo de acudir en ayuda de la guarnición sitiada. Esta fue la chispa que en abril de ese año marcó el inicio de la Guerra Civil estadounidense. Cuando Lincoln reclutó a 75.000 voluntarios, los estados del norte respondieron con entusiasmo, pero el resto de los estados sureños (Virginia, Arkansas, Tennessee y Carolina del Norte) se unió en los días finales de ese mes y a lo largo del siguiente a los secesionistas.

Liderazgo militar

en su calidad de máximo responsable militar, Lincoln tuvo grandes dificultades para encontrar generales capacitados. Tras la derrota de Irvin McDowell en la primera batalla de Bull Run, que tuvo lugar en julio de 1861, el presidente eligió para ponerse al frente del Ejército de la Unión a George B. McClellan, quien a su vez fue sustituido por John Pope. Cuando éste fue derrotado en agosto de 1862 en la segunda batalla de Bull Run, el presidente recurrió una vez más a McClellan; a pesar de su victoria obtenida un mes después en la batalla de Antietam, el general dudó tanto que al final Lincoln tuvo que destituirle. Su sucesor, Ambrose E. Burnside, fue vencido a finales de ese año en la localidad virginiana de Fredericksburg, por lo que hubo de ceder el mando a Joseph Hooker, quien a su vez resultó derrotado en mayo de 1863 en Chancellorsville, también en Virginia.

Lincoln designó a George G. Meade, quien pese a obtener dos meses más tarde una importante victoria en Gettysburg no pudo continuar en la misma línea. Insistiendo en su determinación de encontrar un general que pudiera derrotar a la Confederación, en 1864 entregó el mando del Ejército de la Unión a Ulysses S. Grant, quien gracias a sus victorias posteriores pudo allanar el triunfo de sus tropas.

Emancipación

Lincoln comenzó en 1861 a realizar un prudente programa antiesclavista mediante la promulgación de las leyes llamadas de Confiscación (que otorgaba la liberación a los esclavos utilizados por los confederados con fines militares) y de la que abolió la esclavitud en el distrito federal de Columbia.

El proceso culminó en julio de 1862, cuando comunicó a su gabinete que pensaba dictar la Proclamación de la Emancipación, pero tuvo mucho cuidado para suavizar la aplicación de la misma en los estados fronterizos, que fueron excluidos específicamente. La Proclamación no se hizo definitiva hasta el 1 de enero de 1863. Promulgada por el presidente en su calidad de comandante en jefe en momentos de rebelión armada, liberaba incluso a los esclavos de las regiones dominadas por los insurgentes y autorizaba la creación de unidades militares compuestas por negros. Para consolidar los efectos de tal medida, en 1864 aconsejó la incorporación de una enmienda antiesclavista a la Constitución de Estados Unidos. La enmienda no fue añadida sino tras la reelección de Lincoln, cuando hizo uso de todos los poderes de su cargo para asegurar que en 1865 se aprobara en la Cámara de Representantes.

Habilidad política

Lincoln quiso mantener la armonía entre los dispares elementos de su partido y para ello permitió la representación de todos ellos en su gabinete. Asimismo dio reconocimiento público a los antiguos miembros del Partido Whig al nombrar a William Henry Seward secretario de Estado (ministro de Asuntos Exteriores), y a Edward Bates fiscal general (ministro de Justicia), pero extendió también sus invitaciones a antiguos demócratas, al tiempo que supo satisfacer a los estados fronterizos incluyendo en el gobierno a algunos de sus políticos más significativos.

Reelección

en 1864, varios republicanos descontentos intentaron evitar la nueva nominación de Lincoln, pese a lo cual éste consiguió obtener la aprobación oficial de su partido, a pesar de que algunos extremistas habían elegido previamente como candidato del partido al general y explorador John Charles Frémont. Sin embargo, la nueva nominación de Lincoln no acabó con los problemas políticos. Molesto con su Proclamación de Amnistía (diciembre de 1863), que pedía la restauración de los estados insurgentes si el 10% de su electorado juraba lealtad, el Congreso aprobó en julio de 1864 la Ley Wade-Davis que establecía condiciones más duras y exigía la aceptación al 50% de los votantes. Cuando Lincoln se negó a firmar esta ley tuvo que enfrentarse a los ataques de algunos radicales.

No obstante, en noviembre de 1864, Lincoln fue reelegido triunfalmente presidente de Estados Unidos.

Su éxito en las urnas le permitió establecer la política que dio en llamarse de Reconstrucción. Con ella pretendía readmitir en la Unión a los estados secesionistas sin imponerles represalias innecesarias. Para acallar las críticas de los conservadores, se reunió en febrero de 1865 con los representantes de la Confederación en Hampton Roads (Virginia) y demostró la imposibilidad de una paz negociada. Sin embargo, los radicales tampoco quedaron satisfechos. Debido a la exigencia de éstos de otorgar el sufragio a la población negra, Lincoln no consiguió que el Congreso aceptara el gobierno de miembros electos del estado de Luisiana que él mismo había organizado. Además, tras la caída de Richmond (la capital confederada) el 3 abril de ese año, alarmó a sus críticos invitando a la Asamblea Legislativa confederada de Virginia a revocar la orden de secesión. Su política de Reconstrucción, sin embargo, había estado determinada por las necesidades militares. En cuanto el general confederado Robert E. Lee se rindió el 9 de abril de 1865 en Appomattox, Lincoln retiró la invitación a los virginianos. Nuevamente volvió a demostrar lo cerca que estaba de los radicales sancionando derechos políticos limitados para la población negra.

Asesinato

Pocas semanas después anunció públicamente su apoyo al derecho limitado de sufragio para la población negra en Luisiana. Ante la posibilidad de que los negros adquirieran el derecho a voto, el actor John Wilkes Booth, decidido partidario de la causa confederada (y hermano del también actor y gerente teatral Edwin Booth), disparó a Lincoln el 14 de abril de 1865, cuando éste se encontraba en un palco del Teatro Ford, en la ciudad de Washington. El presidente murió al día siguiente y fue sucedido por su vicepresidente, Andrew Johnson.

La ciudad de Lancaster recibió en su honor el nombre de Lincoln en 1867, cuando se convirtió en capital del estado de Nebraska.


*"Abraham Lincoln" Enciclopedia Microsoft® encarta® en línea 2002
http://encarta.msn.es © 1997-2002 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

 

Selección de frases

¿Acaso no destruimos a nuestros enemigos cuando los hacemos amigos nuestros?
Enviar frase a un amig@
Suavizar las penas de los otros es olvidar las propias.
Enviar frase a un amig@
Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo.
Enviar frase a un amig@
Recuerda siempre que tu propia resolución de triunfar es más importante que cualquier otra cosa.
Enviar frase a un amig@
¿Por qué no tener confianza en la justicia del pueblo? ¿Hay en el mundo esperanza mejor o que pueda igualarla?
Enviar frase a un amig@
Mejor es callar y que sospechen de tu poca sabiduría que hablar y eliminar cualquier duda sobre ello.
Enviar frase a un amig@
Todos los hombres nacen iguales, pero es la última vez que lo son.
Enviar frase a un amig@
Quien tiene el derecho de criticar debe tener el corazón para ayudar.
Enviar frase a un amig@
La demagogia es la capacidad de vestir las ideas menores con la palabras mayores.
Enviar frase a un amig@
Dios prefiere a la gente corriente, por eso ha hecho tanta.
Enviar frase a un amig@
Es más fácil reprimir el primer capricho que satisfacer a todos los que le siguen.
Enviar frase a un amig@
Yo no se quien fue mi abuelo; me importa mucho más saber quien será su nieto.
Enviar frase a un amig@
Voy despacio, pero jamás desandando lo andado.
Enviar frase a un amig@
Medir las palabras no es necesariamente endulzar su expresión sino haber previsto y aceptado las consecuencias de ellas.
Enviar frase a un amig@
Es difícil hacer a un hombre miserable mientras sienta que es digno de sí mismo.
Enviar frase a un amig@
El hombre nunca ha encontrado una definición para la palabra libertad.
Enviar frase a un amig@
Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder.
Enviar frase a un amig@
Así como no sería esclavo, tampoco sería amo.
Enviar frase a un amig@
Ningún hombre es lo bastante bueno para gobernar a otro sin su consentimiento.
Enviar frase a un amig@
La democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo.
Enviar frase a un amig@

Selección de enlaces

5. Las frases más enviadas de abril de 2003

Estas son las frases más enviadas por los usuario de Proverbia.net el pasado mes de abril. Disfrútalas.

He cometido el peor pecado que uno puede cometer. No he sido feliz.
Enviar frase a un amig@ Borges, Jorge Luis     
Las lágrimas derramadas son amargas, pero más amargas son las que no se derraman.
Enviar frase a un amig@ Proverbio irlandés     
La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces.
Enviar frase a un amig@ Proverbio persa     
La razón puede advertirnos sobre lo que conviene evitar; sólo el corazón nos dice lo que es preciso hacer.
Enviar frase a un amig@ Joubert, Joseph     
El deseo muere automáticamente cuando se logra: fenece al satisfacerse. El amor en cambio, es un eterno insatisfecho.
Enviar frase a un amig@ Ortega y Gasset, José     
Vale más actuar exponiéndose a arrepentirse de ello, que arrepentirse de no haber hecho nada.
Enviar frase a un amig@ Boccaccio, Giovanni     
Amo como ama el amor. No conozco otra razón para amar que amarte. ¿Qué quieres que te diga además de que te amo, si lo que quiero decirte es que te amo?
Enviar frase a un amig@ Pessoa, Fernando     
Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia adelante. La vida, en realidad, es una calle de sentido único.
Enviar frase a un amig@ Christie, Agatha     
Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se presentan ante nuestro espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
Enviar frase a un amig@ Gide, André     
La amistad sólo podía tener lugar a través del desarrollo del respeto mutuo y dentro de un espíritu de sinceridad.
Enviar frase a un amig@ Dalai Lama     

 

6. ¿3.000€ sin dar explicaciones?

¿Quieres disfrutar de 3.000 € sin dar explicaciones?

Cofidis puede ayudarte:

  • en 24 horas una vez aceptada tu solicitud
  • Sin largos trámites ni papeleos, sin cambiar de Banco y por teléfono o Internet.
  • Como quieras y cuando quiera. Lo reembolsas en pequeñas mensualidades fijas. Sin alterar tu presupuesto mensual.
  • Sin gastos de apertura ni de mantenimiento, sin comisiones en caso de adelanto de capital o cancelación.

7. Un clavo saca otro clavo*

Refrán indicando que, a veces, un mal o cuidado hace olvidar o no sentir otro que antes molestaba. También suelen decir: Un clavo saca otro clavo, y un bolo, otro bolo y Un clavo saca otro clavo, si los dos no quedan dentro.

El proverbio que comentamos es muy antiguo. Está tomado del latín y aparece en la siguiente frase de la Cuarta Tusculana, de Cicerón: Novo amore, veterem amorem, tamquam clavo clavum, eficiendum putant. "Piensan que un nuevo amor debe reemplazar a otro amor antigua, a la manera que un clavo saca otro clavo."

Covarrubiaas, en su Tesoro de la Lengua Castellana, escribe: "Proverbio: Un clavo saca a otro; un trabajo hace que se olvide otro; tomada la metáfora de los que para sacar el clavo que está fuertemente asido al madero, le rempujan con otro."


*Este texto ha sido extraído del libro El porqué de los dichos, de José María Iribarren. ISBN: 84-663-0670-6. Editorial Suma de letras S.L. Edición de mayo de 2002. http://www.puntodelectura.com

8. Sitio del mes: Fundació Cidob

En la web del Centro de relaciones internacionales y cooperación internacional, encontraréis una sección de biografías de líderes políticos muy extensa.

Dispone de un buscador de biografías y de una excelente colección de enlaces relacionados.

FundacioCidob.org

9. Suscríbete a los boletines de Proverbia.net

en Proverbia.net disponemos de 2 boletines electrónicos que seguramente serán de tu agrado:

La frase del día.
Cada día una frase célebre en tu buzón de correo electrónico.

Boletín mensual
Frases célebres por temas, artículos sobre autores y sus frases y más temas relacionados..

Página de suscripción

Visítanos en www.proverbia.net
consultas, sugerencias o dudas webmaster@proverbia.net